Sentirse como en casa es un must cuando se quiere disfrutar un delicioso café de especialidad. El escenario ideal, el Citizen Café.

Se abren las cortinas a las ocho de la mañana y junto con el aroma más puro del café, nos encontramos con los clientes de siempre, esos que nos conocen y aprecian que nos tomemos nuestro tiempo para atenderlos, para elaborar de la forma más casera sus desayunos.

Nos alegra encontrarnos con viajeros que están de paso y que nos compartan sus experiencias en la ciudad. Se detienen para disfrutar de los deleites de nuestra carta.
Confían en nuestras recomendaciones y nos retribuyen con sonrisas.

Sabores de Sudamérica y Europa se fusionan para ofrecer al cliente una experiencia única y de calidad. Estamos enamorados de los detalles, esos que sabemos que sí marcan la diferencia.

Confiamos en el trabajo en equipo, creamos comunidad, abrazamos a nuestros proveedores y productores, conectamos con nuestros clientes en cada café, en cada delicioso bocado.

Entendemos la gastronomía como una experiencia de disfrute desde los cinco sentidos.
Un desayuno cálido antes de la oficina, un exquisito brunch con los colegas, el brindis del encuentro con amigos, el momento único en el que compartimos la cena con la familia.

Cerramos las puertas a la noche felices, brindamos una vez más por la pasión que nos une con clientes y amigos, por la confianza y el valor que nos generan los encuentros.

Sabemos que cada ciudadano del mundo es único y trabajamos para que cada uno encuentre su lugar dentro de nuestro tan querido Citizen Café.